¿TENGO MADERA DE EMPRENDEDOR?

Te presentamos 10 consejos por si tienes pensado empezar un nuevo negocio.



Últimamente se habla mucho de emprendedores, de start-ups y de personas que han triunfado con su idea de negocio después de pasar largo tiempo sin trabajar. Es entonces cuando nos preguntamos si nosotros también podemos ser emprendedores. ¿Todo el mundo sirve?

Aquí te presentamos 10 consejos que deberías tener en cuenta como emprendedor:

1. Ser activo y tener iniciativa.


Si quieres ser un buen emprendedor no puedes permitirte el lujo de colapsarte y quedarte de brazos cruzados cada vez que tienes un problema. Debes buscar soluciones y ser altamente resolutivo. Casi todos los problemas tienen solución, y si no la tienen, no vale la pena perder el tiempo. Hay que aprender de los errores y pasar página.

2. Ser creativo.

Para empezar un negocio nuevo y que funcione en un mundo tan competitivo como el actual, no basta con tener muchos conocimientos y ser muy responsable, hay que ir un poco más lejos. Debes ser creativo y anticiparte a las necesidades de los clientes. Todos tenemos un ser creativo dentro, ¡solo hay que trabajarlo!

Mujer emprendedora

3. Actualizarse o morir.

Si empiezas con un negocio, debes saber que necesitarás actualizarte constantemente para poder avanzar, atraer nuevos clientes y mejorar el producto. Evidentemente esto depende del tipo de clientes que tengas. Hay negocios con un público más tradicional y negocios con un público que pide siempre lo más actual. Pero sea como sea tu negocio ten en cuenta que en la era digital, lo que ayer era underground (alternativo), hoy es mainstream (comercial). Hay que estar atento.

4. Antes de empezar, estudia y planifica.

Muchos emprendedores fracasan en su intento porque no conocen bien el mercado al que se dirigen y no estudian los costes y los beneficios que van a tener. Un buen consejo es que antes de empezar elabores un plan de empresa. Te ayudará a darte cuenta de tus posibilidades, saber dónde están tus límites, estudiar bien el mercado, tener claro tu público y organizar tu primer año. Si no tienes ni idea de cómo hacer un plan de empresa no te preocupes. Tienes muchos libros donde encontrarás información y puedes dirigirte a alguna entidad pública que ayude a los emprendedores. Hay muchos modelos básicos que serán una buena guía para realizar el tuyo.

5. ¡Cuidado con las cuentas!

Todo buen emprendedor debe ser un buen administrador. Debes organizar los costes y las ganancias de tu negocio y estar preparado para cualquier contratiempo.

6. Valorar la formación continua.

La formación es básica para cualquier persona, pero para un emprendedor es esencial. Empezar un negocio puede parecer fácil pero es realmente complicado. Un autónomo es un hombre orquestra y es bueno estar más o menos al día en temas de comunicación, márquetin, legislación, finanzas y novedades en tu sector. Eso marcará la diferencia con tus competidores y es clave para sacar tu negocio adelante.

7. No ser orgulloso y buscar complicidades.

El orgullo no es un buen compañero de viaje para un emprendedor. Debes aprender a pedir consejo y a escuchar a personas que tienen experiencia. También es interesante delegar aquellas tareas que te sobrepasan y que solo te harán perder tiempo. De a gestión de tus cuentas, la relación siempre difícil con hacienda y la elaboración de tu web se pueden encargar otros profesionales. Contratar un buen gestor siempre es una buena inversión de tiempo y dinero.

8. Saber pedir ayuda.

Si eres nuevo en esto de emprender, te van a salir muchas dudas a medida que avances en tu idea de negocio. Es bueno que busques ayuda y pidas consejo. Seguro que conoces autónomos con larga experiencia, son los mejores para aconsejarte bien y darte ánimos. También existen muchas asociaciones y entidades que pueden ayudarte. Otro día te las presentaremos a fondo, pero ya puedes empezar a informarte. Algunas de las más conocidas son el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa (ipyme), las Agencias de Desarrollo Local (ADL) o las asociaciones de empresarios locales. También puedes ponerte en contacto con espacios de Coworking, allí encontrarás mucha gente que también está empezando o tiene pequeños negocios y tendrá o habrá tenido los mismos problemas que tú.

Mujer emprendedora

9. No frustrarse.

Emprender un negocio no es fácil. Al principio empezamos con muchas ganas pero pronto empiezan los problemas. Conseguir el producto, los clientes, el local, la página web, la publicidad, la gestión de las cuentas… Por eso lo mejor es no frustrarse cuando algo no sale como esperamos. Tu idea de negocio evolucionará constantemente los primeros meses. No te preocupes, es normal. Debes tener paciencia y saber caminar lento pero con decisión. Y recuerda, allá donde tú no llegues, ¡otros podrán hacerlo!

10. En resumen, ¿puedo o no puedo emprender?

La respuesta es que sí, ¡si quieres, puedes! Todos podemos ser emprendedores y armar nuestro propio negocio, pero como todo en la vida, debemos hacerlo bien, conscientes de las dificultades y de si realmente estamos preparados. Si no es el caso, no pasa nada, en la vida todo se aprende, solo que irás un poco más lento. Pero recuerda, ¡todo el mundo puede ser emprendedor!

  • 14 de junio 2017
  • Punto Atención Emprendedor
  • Colegio de Economistas